Iglesia 
Canaan 
de dallasURBAN

972-272-9787

canaandallas2@yahoo.com

3720 Marquis Dr.

Garland, Texas, 75042

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon

@2023 by Iglesia Cristiana Canaan de Dallas

February 21, 2018

February 6, 2018

December 21, 2017

Please reload

Recent Posts

Tu Amor, Tu Perdon, Mi Salvacion

November 6, 2017

 Cuando era niña, una pregunta invadió mi mente durante todo ese tiempo: Si Dios creó al hombre y a la mujer y luego ellos le desobedecieron ¿Por qué el Señor no los hizo caer en un sueño profundo del cual no volvieran a despertar? ¿Por qué Dios no volvió a crear al hombre y a la mujer sin que conocieran el pecado? Tal vez hoy todo sería diferente, tal vez no estaríamos aquí.

 

Repasando el libro de Génesis, encontré que:

Y creó Dios al hombre a su imagen,  a imagen de Dios lo creó;  varón y hembra los creó.

(Génesis 1:27 RV60)

 

Y mandó Jehová Dios al hombre,  diciendo:  De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás;  porque el día que de él comieres,  ciertamente morirás.

(Génesis 2:16-17 RV60)

 

Y dijo Jehová Dios:  He aquí el hombre es como uno de nosotros,  sabiendo el bien y el mal;  ahora,  pues,  que no alargue su mano,  y tome también del árbol de la vida,  y coma,  y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén,  para que labrase la tierra de que fue tomado.

(Génesis 3:22-23 RV60)

 

Nuestro Señor estaba enojado con Adán y Eva, por haber desobedecido su mandamiento, fueron expulsados del Edén y junto con ellos arrastraron en su caída a toda la Creación. Pero el enojo de nuestro Señor no duró para siempre, pues su amor fue más grande y envió a su Único Hijo a morir por nuestros pecados.

 

Porque un niño nos es nacido,  hijo nos es dado,  y el principado sobre su hombro;  y se llamará su nombre Admirable,  Consejero,  Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite,  sobre el trono de David y sobre su reino,  disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.  El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

(Isaías 9:6-7 RV60)

 

Y dará a luz un hijo,  y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

(Mateo 1:21 RV60)

 

En estos versículos está resumida la respuesta, porque en varios libros de la Biblia aparece la respuesta que yo buscaba. La Biblia fue escrita por su Autor (II Timoteo 3:16) para que hoy, podamos leerla, recibir, entender, aceptar los mensajes que nos deja y entrega nuestro Padre para afrontar la vida, esta vida. La biblia es la Palabra que el Señor tiene para nosotros; cada hecho, cada historia que hay en ella, son mensajes de amor para nosotros.  Jehová Dios, Nuestro Señor, nos creó semejante a su imagen: En cuerpo, alma y espíritu.

 

Mas su enojo con nosotros no duró para siempre, pues su amor fue mucho más grande y eterno, tuvo compasión, misericordia por nosotros.

 

No permitió que Adán y Eva probaran del árbol de la vida, pues viviríamos para siempre en el pecado y eso no es lo que quiere el Señor,  por eso nos desterró del Edén, vivimos en un mundo donde el pecado se expande cada vez más de generación en generación. Viviremos una vida aquí en este mundo, pasaremos por el desierto, por pruebas, por tormentas, el enemigo tratará de   confundirnos, de engañarnos, mas la justicia, el amor y la protección de Dios estará con nosotros. No somos merecedores de su misericordia, de su amor; por desobediencia estamos aquí.

 

Hace unos días vi un film que de cierta forma relata la muerte y crucifixión de Cristo Jesús. Es una película que me impactó bastante, más aun, cuando nuestro Señor fue crucificado, y todo para perdonar nuestros pecados,  para que nuestras almas no murieran, para que después de la muerte,  tengamos vida, vida eterna junto al Padre.

 

¿Tú, preferiste morir en una cruz por mí? Tú que eres perfecto entre los imperfectos. Tú que eres Santo entre los pecadores. Tú que eres sabio, eres el príncipe de amor y paz. Tú soportaste burlas, rechazos, engaños, mentiras, dolor. Tú que eres el único hijo de Dios libre de pecado. Aún siendo perfecto, Santo, correcto, aun siendo Dios, preferiste venir aquí a la tierra para hacer vivir con el espíritu humilde, para transformar, renovar al espíritu quebrantado de cada uno de nosotros. Dejaste mensajes, palabra de vida para ser transformados, para vivir una vida buena y abundante. Par ser mejores hijos, para aprender de tu palabra, de tu amor.

 

Tú que nos creaste, que pudiste habernos dejado vivir en el pecado, decidiste perdonarnos, dejaste que nuestros antepasados Adán y Eva siguieran viviendo.

Hay un estribillo de una hermosa canción que relata el perdón del Señor:

 

“Tú quebrantado, porque tanto me amas,

precioso tesoro, vertiste por mí.

 

Tú quebrantado y ofrecido a mis pies,

 

en dulce abandono, Cristo, tu vida derramaste por mí.”

(Steve Green. Quebrantado y derramado)

 

Nuestro Señor nos dejó vivir, estamos en  este mundo porque El quiere que sepamos, que entendamos cuán grande es su amor por nosotros.  Saber que podemos ser salvados por Él, heredar una vida eterna junto a Él. Su gran amor, su Gracia nos salvó, todo lo que hizo, hace y hará es por nosotros, es por Amor.

 

Tu Amor,  tu Perdón, mi Salvación.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Iglesia Cristiana Canaan de Dallas