Iglesia 
Canaan 
de dallasURBAN

972-272-9787

canaandallas2@yahoo.com

3720 Marquis Dr.

Garland, Texas, 75042

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon

@2023 by Iglesia Cristiana Canaan de Dallas

February 21, 2018

February 6, 2018

December 21, 2017

Please reload

Recent Posts

Después de una catástrofe: Hay que prepararse para ser bondadoso.

November 2, 2017

 

Como parte del cuerpo de Cristo, nosotros estamos llamados no solo a atender las necesidades de aquellos que están en nuestras iglesias, sino también a atender las necesidades de otras personas en nuestras comunidades. Cuando ocurre una catástrofe o desastre natural, normalmente sentimos un llamado enfático para brindar ayuda a aquellos que han sido afectados.

 

Cuando una iglesia ayuda a mitigar o satisfacer las necesidades de una persona, a este acto comúnmente se le conoce como un acto de bondad o benevolencia.

 

Si bien la generosidad y los actos benévolos parecen ser parte del ADN de la Iglesia, no es raro que muchas iglesias sean generosas sin tener un plan integral. Aunque eso puede parecer desafortunado, la verdad del asunto es que la forma en que su iglesia brinda ayuda es importante, aún más cuando ocurre un desastre natural.

 

Por esta razón, me gustaría mostrarles cómo su iglesia podría crear un programa de benevolencia que no solo ayude a atender las necesidades de las personas afectadas por desastres naturales, sino que también ayude con el cumplimiento de los requisitos de la ley para organizaciones sin fines de lucro.

 

Pero antes de empezar, es importante que usted comprenda cómo el servicio de rentas (IRS, por sus siglas en inglés) define la benevolencia y quién actualmente califica como beneficiario de la benevolencia.

 

Cómo el IRS define la benevolencia

 

Basado en un fallo o sentencia de la Corte Suprema de EE. UU. (Ver Commissioner vrs Duberstein*), el servicio de rentas (IRS) define la benevolencia, en la sección 102 del código tributario, como un regalo otorgado por “generosidad desinteresada e imparcial” y ademas de “caridad o impulsos similares”.

 

Esta interpretación actual sobre la benevolencia, hace que el destinatario reciba la ayuda (caritativa) libre de impuestos; y a su vez, su iglesia no tiene que emitir al destinatario un formulario 1099-MISC. Sin embargo, con el fin de comprender completa-mente lo que es la benevolencia, usted también debe saber quién califica para recibir la ayuda.

 

La normativa fiscal o sobre la renta 1.501 (c) (3) -1 (d) (2) define a aquellos que califican o pueden ser beneficiados con la benevolencia y éstos son los siguientes:

“Personas que son financieramente incapaces de cuidar de sí mismos, como resultado de cargas financieras repentinas y severas o abrumadoras que surgen de sucesos fuera de su control, estos son objetivos propios de la caridad porque se consideran 'angustiados'". (Enfasis en negrita, añadido. )

 

Además, la normativa fiscal 1.170A-4A (b) (2) (ii) (D) define “necesitado” como una“persona que carece de lo necesario para vivir, lo que implica bienestar físico, mental o emocional, esto como resultado de la pobreza o angustia temporal”.

 

En base a estas dos definiciones del servicio de rentas (IRS), uno supondría que las personas afectadas por un desastre natural calificarían para recibir la benevolencia de su iglesia o ministerio.

 

Pese a ello, ¿será posible que alguien cumpla con la definición del “IRS” de ser una persona “necesitada” y aún asi no califique para la benevolencia por parte de su iglesia o ministerio?

 

Cuando los “necesitados” no califican para la benevolencia

 

Es posible que esto le sorprenda, pero no todos pueden recibir la benevolencia por parte de su iglesia. Permítame explicarle.

La normativa fiscal 53.4958-39 (b) detalla quienes se consideran “personas descalificadas”. En síntesis, aquellos que tienen influencia sustancial dentro de su iglesia, junto con sus familiares, están descalificados para recibir beneficios de la organización.

 

Por lo tanto, los miembros de la junta directiva y sus familiares no son elegibles para recibir ningún beneficio financiero (incluida la benevolencia) de su iglesia.

 

Cuando una persona descalificada es beneficiado con la benevolencia de su iglesia, ese “regalo” se vuelve un ingreso personal sujeto al pago de los impuestos. Además, beneficiar con la benevolencia a una persona descalificada podría dar lugar a lo que se conoce como una transacción con exceso de beneficios, que podría dar lugar a multas conocidas como las multas intermedias de hasta el 225% del beneficio recibido.

 

4 pasos que se deben tomar al crear un programa de benevolencia

 

Ahora que usted tiene una mejor comprensión de lo que significa la benevolencia, así como de aquellos que califican para la benevolencia, mi expectativa es que usted empiece a darse cuenta de la importancia de tener un programa de benevolencia bien establecido. A continuación encontrara 4 pasos que su iglesia o ministerio debería tomar al crear un programa de benevolencia:

 

1.Establezca un comité de benevolencia.

 

Este comité es el responsable de formular la declaración de objetivos o misión, asi como una política de benevolencia. También revisa las necesidades presentadas ante la iglesia por parte de personas empobrecidas y determina cual será la mejor decisión para satisfacer esas necesidades a través del fondo de benevolencia. Este comité es finalmente responsable ante la junta directiva. Si crear un comité de benevolencia no le es posible, entonces la junta directiva asumiría todas las responsabilidades.

 

2. Determine cómo su iglesia ayudará a los necesitados.

 

Usted debe determinar específicamente las clases de recursos o asistencia que ofrecerá su programa de benevolencia. Ahora bien, al determinar las clases de recursos y asistencias que se ofrecerán, usted querrá mantener muy presente la declaración de objetivos o misión y las metas de su programa.

 

3. Establezca una política de benevolencia.

 

Es imperativo o necesario que usted establezca una política de benevolencia que proporcione una guía y estructura para los procedimientos que implementará su programa de benevolencia. Cada iglesia y ministerio que obtiene nuestro programa PlanteFIRME (StartRIGHT) recibe este tipo de política. Si usted tiene preguntas o necesita ayuda con esta política, no dude en llamarnos al (844) 875-1494.

 

4. Elabore una solicitud de benevolencia o un formulario de solicitud.

 

Su iglesia o ministerio debería exigir que cualquier persona que solicite ayuda del programa complete una solicitud de benevolencia o un formulario de solicitud. Esto ayudará a su comité de benevolencia (o junta directiva) a identificar y satisfacer las necesidades de los miembros de su iglesia y de los miembros de su comunidad.

Para facilitarle aún más la creación de un programa de benevolencia, nosotros hemos creado un recurso bien detallado e integral para las iglesias y los ministerios, este recurso es el programa llamado “Benevolencia.” Usted puede hacer clic aquí para obtener más información.

 

Usted es bendecido para bendecir a los demás

 

Ser bondadosos y caritativos es lo que nos identifica como seguidores de Cristo y como embajadores del Reino de Dios. Sin embargo, la realidad actual en la que viven y operan las iglesias hoy en día, no es la misma de antes. Simplemente no es tan fácil en estos días, atender o satisfacer una necesidad sin pensar dos veces en como enfrentarla.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Iglesia Cristiana Canaan de Dallas